El Casino

Historia del Casino de Novelda

A finales del siglo XIX Novelda era una villa, la agricultura era el motor económico de la ciudad, las arterias principales eran la Calle el Carril (entrada y salida del pueblo) y la Calle Mayor. Entre las iglesias de San Roque y San Pedro había un gran vacío, extensos terrenos con apenas edificación.
 

¿Cómo surge la idea de Casino?

Era una época de esplendor, donde las ganas de acometer proyectos inundaba el pueblo de Novelda. Un grupo de amigos terratenientes, que a su vez eran comerciantes de vino, azafrán, y especias, pretendían crear un centro de recreo y de asociacionismo para fomentar las relaciones entre los vecinos. Asímismo, también nació como punto de reunión de estos comerciantes para hacer negocios.
 

Socios fundadores del Casino de Novelda

La idea se llevó a cabo gracias a personas emprendedoras y con inquietudes, que tuvieron un sueño e hicieron posible lo que hoy conocemos como el Casino de Novelda. Aquellas personas fueron:

  • D. Joaquín Beneyto
  • D. José Alenda Belda
  • D. Tomás Abad Alenda
  • D. Isidro Pérez Mira
  • D. José Navarro Abad
  • D. José Alted Mira
  • D. Lázaro López Pérez
  • D. José Sala Cantó

 

Comienzo del Proyecto

En 1886 se ponen en marcha.

Para la ubicación del Casino se pensó en dos terrenos, por un lado el actual, y por otro, el de la placeta de San Vicente (terreno enfrente de la casa Mira), si bien el precio de las casas era demasiado alto y se desestimó. Se optó por tanto, por comprar el huerto de los "Frailes", el cual incluía dos casas.

El proyecto fue encargado al arquitecto de la Diputación Provincial de Alicante D. Antonio Puigcerver y la ejecución de las obras correría a cargo de los hermanos José y Eduardo Beltrá Navarro, ambos de Novelda.

La fachada principal tiene orientación norte dado que por aquel entonces, era la única calle a ambos lados.

Las premisas que piden al arquitecto son claras:

  • La entrada del edificio debía quedar separado unos 20 m de la puerta de entrada al recinto.
  • Que el edificio estuviese elevado.
  • Grandes salones con amplias ventana
  • La iluminación y ventilación son un requisito fundamental del proyecto.

En el último tercio del siglo XIX, imperaba la necesidad de espacios de recreo y fue entonces cuando localidades como Aspe y Monóvar empezaron a desarrollar sus Casinos.

La arquitectura del Casino no es fiel a un solo estilo sino que podemos encontrar atisbos de neoclásico, barroco e incluso modernista.  Era una época de cambios, la distribución interior y las fachadas apenas nos muestran ornamento, sin embargo el edificio posee una decoración prominente de techos y paredes.

En aquella época, el acero empezaba a ser relevante en la arquitectura y se construye el templete situado en la zona central del jardín. Las estructura del mismo es sencilla y romántica, destacando el techo de madera de su interior. Actualmente el templete es de los pocos que quedan en la Comunidad Valenciana.

Una vez construido el Casino y gracias al empujón socioeconómico de la agricultura, empieza a construirse la Casa Museo Modernista y la casa Gómez Tortosa

En 1898 Novelda pasa de ser un pueblo a ser una ciudad, el Casino dinamizó la sociedad de la época, siendo escenario de hechos históricos como la manifestación en contra de los americanos por la guerra de Cuba.

Durante la guerra civil se utilizó el edificio del Casino como un hospital dado que sus amplias salas y extensos jardines, lo convertían en el lugar ideal para tal fin.

Una vez finalizada la guerra civil, pasan unos años hasta 1940 que se reúnen con el gobernador civil para pedir las llaves del Casino y es entonces cuando aparece la primera acta. En esta nueva etapa del Casino ocurren dos hechos significativos:

  • Solo se utilizaban los salones de planta baja, es decir, el salón de los espejos se utilizaba como sala de juego y como salón social el de los tapices. El incremento de socios años más tarde, hará que el juego vuelva a subir a la primera planta
  • El tipo de socio cambia. En un principio solo los socios con cierto poder adquisitivo podían asociarse, a partir de esta época cualquier persona que podía pagar la cuota era bienvenido, eso sí, se necesitaba el aval de dos socios. Pertenecer al casino era importante, era un lugar con mucha vida, muy atractivo para la sociedad de la época.

Otro hecho significativo de aquella época, era que las mujeres no podían ser socias directamente. Para poder acceder al Casino, debían ser hijas o esposas de socios. Inusual era ver a mujeres en el interior del edificio durante la semana, sin embargo el fin de semana era distinto, ya que acompañaban a sus esposos. Las plantas superiores del edifico era de acceso exclusivo de hombres.

En 1992 se convoca una junta extraordinaria en los jardines del Casino para tratar si las mujeres podían o no ser socias. Esta fue sin duda, una de las juntas con mayor participación. Los socios entendieron que el papel de la mujer en la sociedad estaba cambiando y el Casino debía evolucionar, a partir de entonces las mujeres optan a ser socias del Casino.
 

¿Cuándo empezó a considerarse el Casino una Sociedad Cultural?

Sobre los años 40, una vez finalizada la guerra civil española, en el Casino se prohibiría hablar de política, enfrentamientos y pasa a ser un lugar de ocio y fines culturales.

El Casino actualmente es una sociedad abierta, que participa en multitud de actos del pueblo de Novelda y abre sus puertas en muchas ocasiones para que todos puedan disfrutar de este maravilloso espacio.

Año tras año las personas implicadas en las juntas directivas trabajan para que el Casino de Novelda evolucione sin dejar de visualizar el objetivo por el cual el Casino se fundó: un espacio para socializar.

Sin duda, el patrimonio histórico del Casino de Novelda es uno de los más relevantes de la ciudad, junto al Santuario de Santa María Magdalena, la Casa Museo Modernista y la Casa Mira.